Día de Todos los Santos

Ayer fue el Día de Todos los Santos y hoy es el Día de Muertos, festividades que se celebran en varios países de diferentes maneras. En Verbálika queríamos dedicar unas palabras a la importancia de unir las culturas, ya sea mediante festividades o idiomas.

La cultura y el lenguaje están íntimamente unidos. Cada pueblo crea un modelo cultural que se construye a partir de las relaciones humanas y con otras comunidades. La cultura, el idioma, las costumbres que conforman la identidad de un pueblo describen y representan su idiosincrasia. Es posible que la persona migrante se cierre a su grupo de pertenencia o asimile la nueva cultura a la que se enfrenta. Un equilibrio ideal es incorporar las nuevas celebraciones y mantener las propias en el nuevo entorno. En España, por ejemplo, conocemos cómo celebran en México y compartimos sus costumbres para enriquecernos culturalmente.

El principal lugar donde se plasma esta relación del inmigrante con una cultura es en las letras: en el lenguaje y en la literatura. El lenguaje logra reflejar las vivencias, sentimientos y experiencias de quienes viven en un lugar distinto de su tierra de nacimiento. Además, las letras se reflejan en la literatura. En los libros de Camilo José Cela, Octavio Paz o Gabriel García Márquez, podemos ver la sociedad y el contexto de la época de sus respectivos países además de lo que viven, sienten y experimentan estos autores al vivir allí.

Este año, particularmente, no queremos dejar de recordar a todas aquellas personas que ya no están a causa de la pandemia. Sin dudas, quedará una huella en el lenguaje y la literatura, que dejarán constancia de este momento tan trágico para las generaciones venideras.

Como vemos, la lengua es un sello de identidad y por eso debemos preservarla. ¡Feliz lunes y feliz semana!

Deja un comentario