Los traductores como puentes

Los traductores cumplen un papel fundamental para la comunicación. De eso no hay dudas. Con su trabajo, tienden puentes entre idiomas que de otra manera no podríamos entender. Pero no solo del idioma se trata: a través de él, podemos conocer otras culturas, la idiosincrasia de los pueblos, la manera de ver el mundo. Imaginaos millones de puentes que conectan todo el mundo. ¡Es fascinante!

¿Alguna vez os habéis parado a pensar cuántas cosas no conoceríamos ni podríamos disfrutar de no ser porque existen los traductores? La literatura, sin dudas, no sería la que conocemos hoy. Además, pensad en los miles de creaciones que no conoceríamos si no se pudiera hablar de ellas, de su funcionamiento… o de los miles de acuerdos internacionales que no se podrían llevar a cabo por diferencias lingüísticas. ¡Ni hablar de ir de intercambio a otro país si no pudiéramos traducir nuestra documentación personal y académica!

Si bien la expresión “traduttoretraditore”, que significa “traductor = traidor” en italiano, puede hacer creer que en el arte de traducir se pueden perder significados o incluso alterar el original, la realidad es que la traducción palabra por palabra no es la solución. Como traducir es un arte, lo fundamental es conservar la esencia del original y adaptar la traducción a la lengua de destino.

Para terminar, me gustaría compartir con vosotros esta frase de George Steiner, teórico de la traducción: “sin traducción, habitaríamos provincias lindantes con el silencio”.

Mejor ni imaginarse lo triste que sería un mundo así…¿verdad?

Deja un comentario